ESTAMOS TAMBIEN EN REDES SOCIALES

Predicación Expositiva

Para explicar con talento y exactitud nuestra creencia de porque predicamos expositivamente, me es necesario no inventar “el agua tibia”, por lo que a continuacion encontraran una descripcion facil de entender, completa y amplia de que es la predicacion expositiva y porque Casa Vida cree en la predicacion expositiva. Esto es un extracto de un documento de dicho tema producido por Dr, Jeff Hunter, traducido por Elizabeth Gunton de Iglesia Casa Vida Tamarindo, modificado y adaptado por el Pastor Juan Diego Rojas de Casa Vida Plantation.

Cada domingo miles de hombres se paran en el púlpito para comunicar un mensaje a los millones de personas que Dios ha reunido delante de ellos. Lo que esos millones de personas escuchan tiene menos que ver con lo que dice el predicador detrás del pulpito para los pocos momentos de la entrega,  que lo que ha tenido lugar tras el escritorio y en el altar durante los días, meses y años antes del momento de predicar. El poder y la persuasión en los corazones de aquellos que escuchan es la culminación del compromiso del predicador a la comprensión y la aplicación del texto y la total dependencia del Espíritu de Dios. Los dos ingredientes principales de predicación expositiva son el compromiso con el estudio del texto bíblico y la oración.

Para establecer una buena definición de predicación expositiva sería sabio depender de los conocimientos y la experiencia de grandes hombres del pasado, que han demostrado su compromiso al texto y dependencia incuestionable al Espíritu Santo antes de pararse en el púlpito. La más imponente y quizás más controversial declaración que he encontrado es de John R. W. Stott quien corta una gran franja de eliminación en su audaz afirmación, “Es mi afirmación que toda la verdadera predicación Cristiana es predicación expositiva.” Por lo tanto, las conversaciones religiosas o morales que no son derivadas de la Escritura y dedicadas a la integridad de su sentido original no son necesariamente Cristianas y, por lo tanto no pueden ser clasificadas, según Stott, “predicación Cristiana”. Con esa declaración, Stott reduce el campo de predicadores religiosos y la discusión sobre predicar a una angosta norma que seguiremos a lo largo de este ensayo.

Lo dicho anteriormente por Stott sobre predicar es una clasificación, pero no una declaración definitiva. Él se pasa a definir predicación expositiva: “predicación expositiva se refiere al contenido del sermón (verdad bíblica) en lugar de su estilo (un comentario). Para exponer las Escrituras es sacar lo que está en el texto y exponerlo a la vista.”

La predicación es más que un compromiso académico; sin embargo, se trata de un compromiso de vivir una vida filosófica que se puede descubrir en los hombres conocidos tanto por su piedad, su púlpito y sus habilidades de escribir. Juan Calvino dijo: “Predicación es la exposición pública de las Escrituras por el hombre enviado de Dios, en el que Dios mismo está presente en el juicio y la gracia;” y Martyn Lloyd-Jones se basa en esto, “La verdadera definición de la predicación debe decir que el hombre está allí para entregar el mensaje de Dios, un mensaje de Dios a las personas . . . Predicación ofrece lo que uno ha recibido. No es “oro o plata” (lo que el mundo le da) pero lo que Dios nos da.”

John Piper eleva la definición de la predicación de la perspectiva adecuada al declarar, “La predicación es una exaltación pública de la verdad que trae . . . Verdadera predicación no es entre las opiniones del hombre simple. Es la fiel exposición de la Palabra de Dios . . . Predicación es una manera expositiva de gozarse.

Predicación expositiva: alimenta el entendimiento, enseña a la mente; y alimenta sentimientos – llega al corazón.”

El claro sentido que dan estas definiciones es que la predicación es una obra de Dios a través del hombre que se ha comprometido y presentado a la hora de ofrecer la Palabra de Dios por medio de la vida y la proclamación.

Richard Mayhue enumera cinco elementos que deben estar presentes para considerar el caso de predicación expositiva: ” (1) El mensaje encuentra su única fuente en las Sagradas Escrituras;

(2) El mensaje se extrae de la Escritura a través de una cuidadosa exégesis; (3) La preparación del mensaje interpreta correctamente las Escrituras en su sentido normal y su contexto; (4) El mensaje explica claramente el significado original que Dios le puso a la Escritura; y (5) El mensaje bíblico aplica el significado escritural de hoy.” Stott ofrece cuatro beneficios como parte de su definición: (1) Exposición establece los límites (el texto bíblico); (2) Exposición demanda integridad (seguir lo mas cerca posible la intención original y el significado); (3) Exposición identifica peligros [a] olvido – salirse por una tangente [b] deslealtad – aparentando permananecer en la verdad del texto mientras en realidad se esta esforzando y torciendo a algo diferente; y (4) Exposición nos da confianza para predicar (porque es la voz y la voluntad de Dios en la cual se apoya y no en nuestra propia opinión.” Finalmente, en definición de Albert Mohler, él incluye tres características de la predicación expositiva:

“La predicación expositiva es el modo de la predicación Cristiana que toma como objetivo central la presentación y la aplicación del texto de la Biblia. Todas las demás cuestiones y preocupaciones están subordinados a la tarea central de presentar el texto bíblico. Como la palabra de Dios, el texto de la Escritura tiene el derecho de establecer el fondo y la estructura del sermón.

Una auténtica exposición ocurre cuando el predicador establece el significado y el mensaje del texto bíblico y deja en claro cómo la palabra de Dios establece la identidad y visión del mundo que tiene la iglesia como pueblo de Dios. . . . Una auténtica predicación expositiva está marcada por tres distintas características: 1) Autoridad, porque se basa en la perfecta autoridad de la Biblia; (2) reverencia – este tipo de predicación, requiere y refuerza el sentido de reverencia por parte del pueblo de Dios; y (3) centralidad, porque exige el lugar central en el servicio cristiano y es respetado como el evento a través del cual el Dios viviente habla a su pueblo.”

Nos encontramos bajo las definiciones precedentes y listas de los elementos y/o

Características de una fuerte justificación bíblica de predicación expositiva. La justificación bíblica de predicación expositiva está determinada por dos elementos: 1) lo que la Biblia dice y; (2) lo que creemos acerca de la Biblia

Se nos ordena que “predicar la Palabra…” Otra justificación bíblica de predicación expositiva es descubierto en la descripción de lo que se nos dice que hacer con lo que predicamos; “… redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción (2 Tim 4:4) .” Esto sólo se puede lograr a través de una cuidadosa exposición de la Escritura con el fin claramente dirigido a una respuesta de fe activa de quienes lo escuchan. Las demandas de la Biblia, nunca nos permiten simplemente exponer información que solamente sea correcta en nuestro pensamiento.

Aquellos que adornen la doctrina de Dios, que escuchan la Palabra proclamada, responderán por la fe con la obediencia. El objetivo de predicación expositiva para la congregación es el mandato bíblico a:

“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.

Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.” Santiago 1:22-25

El hecho de que la frase, “escrito está”, aparece cincuenta y nueve veces en el Nuevo Testamento revela que las Escrituras fueron dadas a ser activamente citado; “escrito está… por tanto”. Cuatro pasajes apoyan la afirmación de que la Palabra de Dios es poderosa cuando se declara y explica:

(1) Nehemías 8:8 cuando Esdras lee públicamente e hizo sentido de la Escritura; (2) Hechos 20:26, 27 donde Pablo recuerda a la iglesia de los Efesios cómo declaró el “propósito de Dios,” y para que los subpastores continuasen haciendo lo mismo; (3) Lucas 24, donde apareció Cristo resucitado a los hombres en el camino a Emaús y les abrió los ojos acerca de Sí mismo a través de la evocación de la ley y por los Profetas; y (4) Hechos 8:25 donde Felipe habló con el eunuco etíope usando las Escrituras para revelarle Jesús.

Lo que creemos acerca de Dios, determina la manera en que nosotros le declaramos. El hombre es naturalmente,centrado en el hombre en el pensamiento y la práctica. Debido a que no es natural para el hombre poner en el centro de su vida a alguien o algo que no sea sí mismo o algo que le trae placer, es evidente que a la mayoría, la teología es meramente académico en el mejor de los casos, y suele ser irrelevante y complicado.

Por lo tanto, cuando un predicador responde homiléticamente a las necesidades “naturales” de su congregación, no se iniciará con la Escritura (donde Dios es central), pero con la sociedad/cultura (donde el hombre está en el centro). Sin embargo, si un predicador tiene la intención de ser centrado en Dios o teológicamente

exacto, debe comenzar con la escritura.

Predicación expositiva, por naturaleza y en la práctica, es la filosofía de la predicación que exige empezar con el texto de las Escrituras. Debido a que las Escrituras son la revelación de Dios, y la teología es el estudio y la comprensión de Dios, la predicación que se interesa más por revelar a Dios a sus oyentes es el que está vinculado más estrechamente a las Escrituras. Su contenido y estructura serán sacadas de este texto y no impuesto en él. Púlpitos temático-centrales descubrirán que su congregación se concentra menos en Dios que en el acto de predicar, lo cual impulsa a su congregación lejos de la Palabra reveladora de Dios. Si tenemos la intención de que nuestro pueblo tenga una visión piadosa de comenzar con Dios en tomar las decisiones de la vida, se les debe enseñar teología aplicada desde el púlpito. Esto sólo puede lograrse por explicar las Escrituras.

Hay un proceso de causa y efecto teologico a ser descubierto por medio de observar al predicador y su pulpito. Lo que hace que el mensajero teocentrico predique

sermones expositivos, en efecto causará al oyente a recibir o rechazar el mensaje basado en su propio enfoque en las Escrituras.

Los predicadores son generales en la primera línea de la batalla entre las tendencias naturales del hombre que dicen que el hombre tiene que ser el centro de todas las cosas y la insistencia de Dios en el hecho que sólo Él es digno de alabar y que está por encima de todas las cosas. John Piper dice:

“El objetivo de la predicación es la gloria de Dios en Cristo reflejado en la presentación de su creación. Hay dos grandes obstáculos para el logro de este objetivo: la justicia de Dios y el orgullo del hombre. La justicia de Dios es su incansable celo por la exaltación de su propia gloria. Y el orgullo del hombre es su incansable celo por la exaltación de la gloria del hombre.”

Debemos predicar sermones expositivos con el fin de cambiar y fomentar la adoración y la filosofía básica de nuestra congregación de hombre a Dios. El Apóstol Pablo dice con claridad su motivación para qué y por qué él predicaba cuando declaró:

“Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor;y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios”. I Corintios 2:1-5

 

La justificación teológica para la predicación expositiva es la preeminencia de Dios y el ultimo juicio soberano de su Hijo. La plenitud de esta verdad fue demostrada en la cruz.

Por lo tanto, puede ser declarado mas especificamente que es la cruz que exige nuestra predicación expositiva , porque cada parte de la Escritura nos lleva inevitablemente a ella. Piper continúa:

“Sin la cruz, la justicia de Dios sólo se demostraría por medio de la condenación de los pecadores, y el objetivo de la predicación ya no existiría: Dios no sería glorificado en el gozo de su criatura pecadora. Su justicia seria simplemente vindicado en su destrucción.”

Predicación expositiva es la lógica y obediente respuesta a la demanda que siempre nos predicamos a Cristo en el corazón de cada mensaje. Una vez que aceptamos la verdad que la Escritura siempre revela a Cristo, entonces proclamar la Palabra con confianza y permitir que pueda hacer lo que se proponía hacer.

 

 

Los predicadores tienen dos formas básicas de abordar las Escrituras. En primer lugar, podemos tratar de comprender mejor a nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Esta es una visión antropocéntrica o centrado en el hombre

. Esta visión nos llevará inevitablemente a una predicación moralista y “hacerlo mejor” que se centra en nuestra respuesta a lo que dice la Biblia sobre el hombre.

El segundo enfoque que podemos tener es la teocéntrica o centrado en Dios.

Este enfoque teológico es el corazón de predicación expositiva que enfatiza el primer objetivo de la Biblia: “contar la historia de Dios.” En esa historia, la Biblia, naturalmente, también muestra muchos personajes humanos, sin embargo, no por su propio bien, sino también por el bien de mostrar lo que Dios está haciendo por, en y a través de ellos.

“Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y que

son las que dan testimonio de mí” (Juan 5:39 ), Jesús le dijo a la elite religiosa de su tiempo. Cuando se trata de la Palabra de Dios, personas de hoy no son diferentes de las de aquellos que vivieron cuando Jesús caminó por la tierra. Según ellos, creen e incluso veneran las Sagradas Escrituras, sin embargo, las tratan como cualquier otro documento creado para representar e incluso de imponer su voluntad y no la de Dios. Piper concluye sus reflexiones sobre este tema con una siniestra predicción: “Donde la Biblia es estimada como la inspirada e inerrante palabra de Dios, la predicación puede florecer. Pero cuando la Biblia se trata como un registro de los valiosos conocimientos religiosos, la predicación muere.” Por lo tanto, lo que creemos acerca de la Palabra de Dios determina cómo la declaramos.

Lo que Pablo proclama acerca de la predicación de la cruz es tan pertinente hoy como lo fue cuando dijo:

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito:
Destruiré la sabiduría de los sabios,
Y desecharé el entendimiento de los entendidos.¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;  pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.” I Corintios 1:18-25

Esta declaración es la explicación completa de Romanos 1:16 donde Pablo dice con valentía: “no me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primeramente y también al griego.”

Aquellos que Dios ha ordenado y dotado de predicar deben hacerlo para Su gloria; esto sólo puede lograrse por predicar Su Palabra. Este es el lugar desde el cual llego a mi convicción personal de predicación expositiva; “glorificar a Dios a través de la clara y contemporánea predicacion su palabra.”

Junto con justificaciones bíblicas y teológicas de predicación expositiva es la justificación práctica que, al final, es lo que necesitamos para ver si debemos perseguir con la debida diligencia este enfoque a la predicación. Antes de explorar este tema debemos definir lo que significa “práctica.”

Ciertamente no significa pragmático en el sentido de “si funciona no pregunte o argumente contra ella.” Esta observación nos lleva a la siguiente pregunta, ” ¿qué es lo que define el éxito en la predicación?” La naturaleza de predicación expositiva dice que debemos sacar nuestras metas (el final) y los métodos (los medios) de la Escritura. Este debate es donde surge la gran brecha en el ministerio y en la predicación. Si medimos el éxito desde la perspectiva del hombre, luego se definen como tal, y se

resisten a cualquier cosa que puede dar resultados que sean parte de esa norma. El énfasis aquí está en la definición de la justificación práctica de predicación expositiva. Si uno no esta bíblicamente ni teológicamente convencido de que este es el mejor enfoque para el ministerio de la predicación, la justificación práctica puede valer aún menos. Si hemos de abandonar el pragmatismo moderno y de

manera coherente, a continuación, debemos también dirigirnos a las Escrituras para la justificación práctica de predicación expositiva. II Pedro 1:3-4 nos da la justificación práctica de predicación expositiva:

“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente.” II Pedro 1:3-12

Romanos 8:29 nos da el resultado practico y general para lo que estamos buscando: “… también los predestinó (nosotros) para conformarse a la imagen de su hijo.” Pedro lo divide en dos elementos prácticos: (1) “su poder divino (Espíritu Santo) nos ha concedido todo lo relativo a la vida;” y 2) “piedad.” ¿Cómo se consigue? “Mediante el verdadero conocimiento de Aquel que nos llamó por su gracia y la excelencia.” ¿Qué es específicamente el verdadero conocimiento de él? Vamos a declarar “Sus maravillosas promesas.” Este es el lugar donde los beneficios se producen; esto es la

justificación práctica al cual estamos buscando. Por proclamar estas promesas “nos hacemos partícipes de la naturaleza divina (hechos conformes a la imagen de Cristo), habiendo escapado de la corrupción que hay en el mundo.” El resto de este pasaje va más allá en el resultado práctico que estamos buscando y se termina con la descripción de la tarea del predicador: ” Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente.” (I Pedro 1:12 ).

El estado de la predicación hoy en día es algo que causa alarma, y a la vez, esperanza en mí. Por un lado, nuestra cultura ha vuelto a las edades bárbaras, donde la alfabetización bíblica y conocimiento general de los principios de Dios están disminuyendo exponencialmente. Esto me recuerda a la gran “nada” que se extendió por todo el universo y causó gran desconcierto y pánico en el libro “La Historia Sin Fin” por Michael Ende. Hay una “nada” biblica que está barriendo a través de nuestra generación actual y sus nulas nos deja al borde del pánico. En su libro, Hambruna en la Tierra, Steven Lawson habla de esa condición, “El profeta Amós advirtió de una hambruna que cubría la

tierra, la escasez de oír la Palabra del Señor (Amós 8:11)… De hecho, estamos viviendo en esos días de sequía, en un momento en el que muchas fuerzas están asfixiando la predicación bíblica. Ahora, más que nunca, los pastores deben regresar a su más alto llamado, el divino llamado a “anunciar la Palabra” (II Timoteo 21 4:2 ) .”

 

 

Mi alarma es doble. En primer lugar, como ya se señaló, estamos siendo testigos de un gran vacío de la Palabra de Dios, en nuestra cultura. Este vacío causa a la gente a buscar frenéticamente el significado de la vida. El enemigo es demasiado dispuesto a ofrecer su engaño. En segundo lugar, y lo más angustioso, nuestros púlpitos se están convirtiendo en las causas y los efectos de esta vacuidad. La generación anterior de los predicadores, en la creencia de que “cumplir las necesidades sentidas” y la terapia homiletica es la forma de llenar las iglesias y satisfacer las demandas de la población, levantó a esta generación de predicadores que son ministerialmente y filosóficamente seculares y bíblicamente analfabetos; y por lo tanto espiritualmente necios. Sin duda

son los días “… cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias       (2 Tim 4:3 ) .”

Mi esperanza se encuentra sólo en Cristo y las promesa de Su Palabra. Debo seguir predicando el pleno consejo de su Palabra, seguir haciendo el trabajo de un evangelista, y nunca avergonzarme de Su evangelio. Su Palabra no devuelve un valor nulo y siempre cumplirá su propósito. Las Escrituras, en concierto con el Espíritu Santo de Dios tiene el poder de revelar el pecado, la justicia y el juicio. En medio de la oscuridad veo el comienzo del renacimiento de la Palabra de Dios en muchos púlpitos. Mientras que todavía hay un impresionante número de aquellos que no la

creen y por lo tanto, no la predican, hay innumerables hombres que están descubriendo que el emperador del crecimiento y movimientos de humanos en la iglesia moderna está desnudo y están volviendo a, o llegando por primera vez a la predicación expositiva como el único medio de hacer crecer su iglesia y discipular al pueblo. Mi optimismo no se basa en la condición de predicación expositiva actualmente pero en la Palabra de Dios, que nunca va a cambiar ni convertirse en irrelevante. Como las modas y los programas que prometen mucho y entregan tan poco pasa, la Palabra de Dios permanecerá para siempre.